dimecres, 10 d’agost de 2016

L'home de negocis

«- […] Las estrellas son mías, puesto que nadie, antes que yo, ha pensado en poseerlas. 
- Eso es verdad –dijo el Principito− ¿y qué haces con ellas? 
- Las administro. Las cuento y las recuento una y otra vez −contestó el hombre de negocios. Es algo difícil. ¡Pero yo soy un hombre serio! El Principito no quedó del todo satisfecho. 
- Si yo tengo una bufanda, puedo ponérmela al cuello y llevármela. Si soy dueño de una flor, puedo cortarla y llevármela también. ¡Pero tú no puedes llevarte las estrellas! 
- Pero puedo colocarlas en un banco. 
- ¿Qué quiere decir eso? 
- Quiere decir que escribo en un papel el número de estrellas que tengo y guardo bajo llave en un cajón ese papel. 
- ¿Y eso es todo? 
- ¡Es suficiente! "Es divertido", pensó el Principito. "Es incluso bastante poético. Pero no es muy serio". El Principito tenía sobre las cosas serias ideas muy diferentes de las ideas de las personas mayores. 
- Yo −dijo aún− tengo una flor a la que riego todos los días; poseo tres volcanes a los que deshollino todas las semanas, pues también me ocupo del que está extinguido; nunca se sabe lo que puede ocurrir. Es útil, pues, para mis volcanes y para mi flor que yo las posea. Pero tú, tú no eres nada útil para las estrellas... 

El hombre de negocios abrió la boca, pero no encontró respuesta. 
El Principito abandonó aquel planeta. "Las personas mayores, decididamente, son extraordinarias", se decía a sí mismo con sencillez durante el viaje.» 





El Principito (cap. XIII), Antoine de Saint-Exupéry, Salamandra, Madrid 2008 (editor original, Éditions Gallimard, 1946).